Huracán venció a Central en los penales y gritó campeón tras 41 años


hura

Ningún jugador de Rosario Central debía pensar en los escasos 18 puntos que acumula en el torneo. Ni los de Huracán se detuvieron en la dura B Nacional que lo tiene penando para llegar al quinto puesto que le permita volver a Primera. Ahí estaba la Copa Argentina, con un marco espectacular en San Juan, como premio de fin de año.

Salieron atados. Apenas algún buen intento de Pity Martínez que pudo ganarle el duelo personal a Paulo Ferrari y desbordó por izquierda.Huracán era un poquito mejor, dominaba la pelota y llegaba hasta tres cuartos. El problema es que nunca pudo filtrar un pase para quedar cara a cara con Caranta.

Central le tomó el ritmo al partido cuando promediaba la primera parte. A partir de la buena distribución de Fernando Barrientos y alguna trepada del Sapito Encina. Pero el equipo de Miguel Angel Russo tampocó lastimó a Marcos Díaz.

Y así se fue la primera parte en cero. Con más marca que fútbol y con dos equipos que pensaron más en no desprotegerse atrás que en arriesgar adelante.

El segundo tiempo Central lo jugó 10 metros más adelantado.Ferrari ya no esperaba al Pity Martínez, si no que llegaba hasta el fondo. Lo mismo pasaba con Delgado por la banda izquierda. A los 20 llegó la jugada más clara de los rosarinos justamente por una proyección de Ferrari, que alcanzó a meter el centro atrás ante la salida de Caranta pero ningún compañero apareció para empujarla al gol.

¿Y Huracán? Se sostuvo en Federico Vismara, que siguió ganando en el medio y dependió exclusivamente de Martínez en ataque, que no podía hacer todo solo. Pero la más clara fue del Globo: pelotazo largo a Wanchope Abila que hizo todo bien en el enganche para quedar cara a cara con Marcos Díaz pero definió suave y al medio al arco.

Si no entró esa… La historia debía definirse por penales.

Y fue cuesta arriba para el Globo ya que Caranta empezó atajándole el disparo al Pity Martínez y Barrientos puso arriba a Central. Encima Wanchope Abila la tiró por arriba y dejó a Huracán dos penales abajo. Pero Apareció Marcos Díaz, otra vez. Ferrari la tiró afuera y abrió la esperanza. Y el arquero del Globo empardó al atajar el penal que pateó Caranta. Todo igualado. Abreu la tocó a un costado para estirar la definición. El Globo no falló más: metieron Torassa, Arano y Mancinelli. Y Marcos Díaz voló a su derecha para quedarse con el disparo de Encina. Huracán campeón. Premio para un equipo que sabe de sufrir y que ahora, 41 años después del logro en el ’73, vuelve a disfrutar de un título.

Comments are closed.